RECETAS

Combinación que va: café con tónica

Esta historia se remonta al año 2006: terminé la secundaria y empecé a estudiar traductorado de alemán. Tardé un año en darme cuenta de que no iba a trabajar de traducir novelas, sino, en el mejor de los casos, manuales de Siemens. Dejé y comencé Ciencias de la Educación.  Arranqué con unas ganas desenfrenadas de hacer del mundo un lugar mejor. A medida que transcurrieron los semestres la luz al final del tunel se hizo evidente para todos, con algunas manifestaciones extremas como mi padre preguntándome porqué no hacía “un esfuercito” y terminaba el traductorado.

Para cuando me recibí ya estaba completamente desencantada y tenía unas desenfrenadas ganas de sobrevivir al mundo. 

Lo de empezar a trabajar en un bar fue la más clara confirmación de que estaba transitando una banda de Moebius. Creo que ahí mi viejo debe haber querido que “haga un esfuercito” y vuelva a meterme en las Ciencias de la Educación. Para él, la idea de no utilzar un título universitario era completamente incomprensible. Pensá que en Argentina hubo una generación que ascendió socialmente estudios universitario mediante. Como mi viejo es de ésa, debe haber pensado que no iba a poder sostenerme económicamente siendo gastronómica.

Okey, quizás no esté ahorrando para tener una buena jubilación, casa o auto, pero he viajado por trabajo más de lo que soñé. Mi primer viaje al exterior a laburar fue medio improvisado. Bah, más bien sorpresivo. Estaba todo organizado para que vaya otra persona, no pudo viajar y me pidieron que fuera. Emocionadísima estaba. 

Con el pasar del tiempo lo llamé para contarle que me iba por laburo a Chile, a Perú, a Italia (varias veces) y a Londres. Y a  otros lugares a los que difícilmente  hubiese llegado haciendo docencia. 

El Porsche 917 que quiere mi papá en tamaño real. 

Aprovecho para contarte que me trastorna que me pidan que vaya a comprar cosas cuando viajo. Soy piolasa (?) y si lo mandas al hotel y tengo espacio y no es nada ilegal, lo traigo. Bueno, del último viaje al exterior padre me pidió que le trajera unPorsche 917 escala 1:22 color celeste, que por supuesto no tuve tiempo de salir a buscar puesto que qué especifico, padre. 

Vamos al grano

La ​semana pasada subí esta foto a mi instagram de uno de los cócteles que armé para el viaje a Colombia, y recibí muchas consultas acerca de la receta y de la combinación de sabores. Si querés ver un poco más de la visita al eje cafetero y al Mercado de Paloquemao (soy fan del lulo level grupi), podés mirar por acá o por acá.

Combinación inesperada: café con tónica


Te juro que funciona. La vi por primera vez en alguno de estos sitios copados tipo Punch o Liquor hace algo así como cuatro años. Me llamó la atención porque son dos ingredientes que me encantan, pero que jamás se me hubiese ocurrido mezclar.

La probé y quedé fascinada. Recuerdo que con Gise Jaime pasamos un verano calurosísimo bebiendo esta mezcla y haciendo mise en place.​

Filtrado de café cold brew.

No es lo mismo, café enfriado que café frío

El cold brew es café hecho directamente en frío. La extracción a baja temperatura requiere muy poco esfuerzo pero muchas horas. El café que da como resultado este método tiene muy poco cuerpo y es muy expresivo. Hace bastaaante tiempo Ani Varela escribió acerca de cómo prepararlo, podés leer un poco al respecto por acá.

Yo voy a sumar sólo algunas recomendaciones y datos curiosos para que compartas con tus compañeros de trabajo mientras almuerzan:

  • El café cold brew tiene mucha más cafeína que el espresso. 
  • Tenés que usar una molienda bien gruesa, así el resultado es un líquido translúcido.
  • Dura en el orden de los diez días si está refrigerado.
  • Si lo vas a usar para hacer Espressos Martinis, te diría que uses esta receta. Es un concentrado que va mejor para ese cóctel.

Hacer cold brew es muy fácil: tenés que usar 70g u 80g de café molido grueso y 1l de agua de buena calidad a temperatura ambiente. Lo mezcás y lo dejás reposar en frío o al menos en un lugar oscuro y fresco entre 12hs y 18hs. Lo filtrás con papel y lo guardás en frío. 

Si vivís en un país en que la moneda no está super devaluada y en el que podés hacer pedidos por internet y en el que que las cosas que comprás te llegan a la casa, te pido encarecidamente que pases a ver las cafeteras hermosas y zarpadas que no necesitás pero podés comprar por acá.

Por último, si podés elegir entre tónicas con distintos perfiles aromáticos, andá por alguna bien floral.

Negroni del Eje

Negroni del eje. Ph @fotococtel

En esta oportunidad saqué el vermut rosso de la fórmula de un Negroni clásico y lo reemplacé por una mezcla de café y tónica que también agrega sabores y dulzor. Además, el gas le da un poco de textura al cóctel.​

  • 30ml Campari
  • 30ml gin 
  • 15ml café cold brew 
  • 30ml agua tónica 

Primero, refrescá todos los ingredientes sin la tónica. Servilos en un vaso old fashioned  con hielo entero y la tónica. ​

 

Todas las semanas enviamos un correo con anotaciones sobre bebidas, que son un poco más completas que esta nota. Suscribite para recibirlas en tu casilla.

You Might Also Like