Browsing Tag:

receta

RECETAS/ Sin categoría

Cóctel para conocer: Adonis

Me pidieron que arme para este evento una reversión de Negroni. Por si hace falta la aclaración, el original lleva partes iguales de Campari, gin y vermut rosso, se sirve en vaso old fashioned con hielo entero y se decora con media rodaja de naranja.

Podría haber reflotado alguna receta viejita, pero decidí crear una para la ocasión. Pasen y vean.

Pasó en Grecia: el hombre más lindo del mundo 

Adonis, el muchacho de la foto de abajo, en la mitología griega era el hijo que Mirra tuvo con su padre. Como castigo por seducir a su papá, Afrodita la convirtió en árbol de mirra (bastante predecible esta parte, señores guionistas). El niño que nació era hermosísimo, a tal punto que hechizó a Afrodita con tu belleza. Ella decidió meterlo en un cofre (esta parte me resultó rara, honestamente) y entregárselo a Perséfone, que lo vio y le pareció tan hermoso que ya no se lo quiso devolver.

La disputa entre las dos la saldó Zeus, que siguiendo la misma línea que tenía mi madre para resolver conflictos (no la de la chancleta, sino la otra): decidió que Adonis pase 4 meses al año con Afrodita, 4 con Perséfone y los otros 4 con quien él quisiera. 

No estoy del todo segura de qué tan usual era el recurso de animales matando humanos para barrer a un personaje en las tragedias griegas, pero a Adonis le tocó. Fue un jabalí. Me llama la atención que hayan elegido ese animal en particular, pero desconozco la fauna de la zona. No sabemos bien si el jabalí encarnaba a un amante de Afrodita o qué onda.

Una escultura de Adonis todo dioso que está en el Louvre

Éxito de taquilla

Esta historia ha sido contada muchas veces, en pinturas, esculturas y en obras de teatro. En el año 1884 se estrenó la obra Adonis A Perversion of Common Sense en el Opera House de Chicago.  William Gill escribió el guión de lo que se convirtió meses después en el primer musical de Broadway, al trasladarse al Bijou de Nueva York. Ahí se consolidó como la obra más longeva de esa escena.

Adonis, el cóctel

En 1887 en la barra del Waldorf Astoria Hotel de esa ciudad se creó un cóctel que celebraba el éxito de la obra. Obvio que se llamó Adonis. Esta receta se mantiene aún como la más famosa con jerez hasta la fecha. 

  • 60ml jerez fino
  • 30ml vermut rosso 
  • 2 dashes de bitter de naranja

El cóctel se refresca y se sirve en copa cóctel con piel de naranja como decoración.

Una pipiobsesión: jerez

Si recién te sumás a Chicas Barra, te pongo al día: el año pasado a raíz de haber leído este libro me obsesioné intenso con el jerez. Viajé a Jerez de la Frontera y visité varias bodegas. Podés ver un poquito más por acá. ​

No me voy a explayar demasiado, sólo tengo algunas cositas para aclarar:

  • El jerez es un vino fortificado que se produce en el triángulo del jerez, que comprende Jerez de la Frontera, Sanlúcar Barrameda y El Puerto de Santamaría en España.
  • Se produce con tres uvas: palomino fino, moscatel y pedro ximenez.
  • No todo el jerez es dulce, como para aclarar los tantos: hay jerez dulce y jerez seco.
  • Además, hay jerez con crianza oxidativa y jerez con crianza biológica.

El jerez fino en particular se hace con uvas palomino fino, es seco y de crianza biológica.​

Broadway Negroni​

Ph Miserere Ok

Decidí para el evento crear una receta que fuese un híbrido entre el Negroni y el Adonis. Partí de los ingredientes del Adonis; sumé Campari y reemplacé el bitter de naranja por Grand Marnier, que es un licor de naranjas con base de coñac. En cuanto a las proporciones, mantuve los ratios más parecidos a los de un Adonis que a los de un Negroni (partes iguales de cada ingrediente).

  • 45ml Jerez
  • 15ml Campari
  • 15ml vermut rosso
  • 7ml Grand Marnier

Para hacer este cóctel hay que refrescar todos los ingredientes en un vaso de composición con hielo y servirlo en una copa Nick & Nora o cóctel previamente enfriada. No lleva decoración.

RECETAS

Banananananana: óleo saccharum y daiquiri

Mi relación con los padrinos

¿Cuáles son los personajes principales de un bautismo?

Si bien los bautismos están lejos de ser mi especialidad, me arriesgaría a decir que hay tres personas cuya presencia es clave en un bautismo: el sujeto a bautizar (que puede o no ser un bebé) y los padrinos. Yo estaba en el mío y mi tía la que después se hizo hippie, también.

El tipo no fue, ¿entienden? Hubo que ponerle un reemplazo. Recuerdo que debo haber tenido 9 años cuando en medio de los preparativos de una mudanza, con madre nos pusimos a ver fotos de un baúl de madera gigante donde siempre estuvieron las fotos (primero fue color madera y después sufrió el efecto bricolage que devastó a las madres de clase media alta a mediados de los ’90 : tuvo stencils, fue craquelado y posteriormente decantó hacia el betún de Judea) y encontramos una de mi bautismo. 

Le pregunté a mi madre quién era ese hombre que me estaba sosteniendo mientras el cura me tiraba agua y me dijo que era el reemplazo de mi padrino, que no pudo ir al único acontecimiento en que su rol era relevante. 

Call me rara avis

En un muy particular círculo de personas soy cool, el tema acá es que de verdad el círculo es muy pequeño y, principalmente que está compuesto de ñoños.

Soy de leer, libros incluso. Te diría que si una película está basada en un libro, hay un 7% de chances de que la haya visto (veo pocas películas, últimamente). Ahora bien, si me preguntás acerca del 93% restante, es muy probable que con mi mejor cara de snob te responda: “No, no vi la peli. Leí el libro”

“Ah, Mario Puzo, ¡qué gran escritor, señores!”. Primero leí el libro y después vi las pelis. Una oferta que no pude rechazar (?)

¿Cuando arranca este correo? Coctelería, ahora sí

Una de las personas cuyas recetas más me gustan del jet set de la coctelería es Rich Woods, es británico, relativamente joven, muy alto y figura en Instagram como @the_cocktailguy. Tiene editado un libro que está muy bien, que podés conseguir acá.

Considero que uno puede ser muy buen bartender de distintas maneras, su fuerte es la creatividad. El tipo hace cócteles ricos de maneras poco usuales, con ingredientes poco usuales (aunque no necesariamente inaccesibles, ni caros), aprovecha sobras y se da maña en general. Así como tiene recetas para las que necesitás un rotovap, tiene otras simples.

Hace algunas semanas subió a su cuenta una receta para hacer un óleo saccharum de bananas que me quedó picando en la cabeza, así que decidí hacerlo.  Los óleo saccharum son una especie de almíbares que llevan aceites de frutas en vez que agua, yo sólo había hecho con cáscaras de cítricos. Pero jamás había escuchado que se podía hacer de banana.

Óleo Saccharum de banana según Rich Woods

 

Al fin alguien -que no se dedica a hacer dibujitos animados- le encuentra utilidad a la cáscara de la banana.

Tengo peores. Gif de Homero metiéndose entre las plantas aquí.

Esto es tan simple como mezclar cáscaras de banana con el 10% de su peso de azúcar en una bolsa, esperar 24hs y colar. No hace falta agregarle agua, porque el azúcar es “higroscópica”, es decir, que tiene la cualidad de extraer líquidos del medio que la rodea.

De más está decir que esto rinde muy poca cantidad. Digo, ya le estás sacando jugo a una piedra, no es cosa de ponerse exigentes. Podés, si te resulta más cómodo, mezclar este óleo con syrup simple para que sea más fácil de dosificar.

Ah, una cosita más, el color no queda tan tan lindo .

 

Reidores, por favor.

En El Padrino II Freddy y Mickey Corleone se reunen en La Habana. Hay una escena imperdible en la que están en un bar, de día, al aire libre conversando. Freddy llama al mozo para pedirle la bebida y le pregunta a Mickey “How do you say Banana Daiquiri?”, a lo que Al Pacino casi sin pestañear le contesta: “banana daiquiri”. 

En la peli el cóctel es frozen y está servicio en copa coupé, puesto que en Cuba los daiquiris se sirven así.

  • 60ml ron blanco
  • 7ml marraschino
  • 1 bsp aprox óleo saccharum de banana
  • 22ml jugo de lima

Batir y servir en una copa previamente enfriada. De preferencia no “doblecolar”. Yo “doblecolaba” los daiquiris porque cuando empecé a trabajar en barra me enseñaron que si una receta es batida y va servida sin hielo hay que colarla para que no floten astillitas de hielo. Hice caso.

Después leí un a nota en internet (ahora no la encuentro, perdón) que desaconsejaba profundamente hacerlo porque cuando pasamos la bebida por el colador de malla fina le quitamos buena parte de esa textura que logramos batiendo. La verdad es que queda mejor, y si flotan astillitas, que floten.

Batan, comparen y decidan. Pero prueben.

Todas las semanas enviamos un correo con anotaciones sobre bebidas, que son un poco más completas que esta nota. Suscribite para recibirlas en tu casilla.

RECETAS

Óleo Saccharum, o porqué no descartar las cáscaras de cítricos

giphy (1)

Este blog es muy Hermione

Suena a un encantamiento de Harry Potter, pero Oleo Saccharum significa algo así como aceite azucarado. Son el resultado de extraer los aceites esenciales de la cáscara de algún cítrico a fuerza de azúcar y tiempo.

Según David Wondich -LA persona indicada para hablar de historia en coctelería- son utilizados desde al menos 1707 para endulzar ponches. Reaparecieron hace algunos años gracias a su labor de investigación y enseñanza.

La magia está en que la concentración de sabor y aroma en las cáscaras de los cítricos es muchísima. A eso se suma que hacerlos no demanda mucho esfuerzo.

Además, nos permiten aprovechar más la materia prima. Este último punto empezó a tomar relevancia en los últimos años: la búsqueda de reducir la cantidad de desperdicios en los bares ha ido llevando a muchos bartenders a explorar técnicas que permitan utilizar la mayor proporción posible de los insumos que compran.

Siempre la clave son las proporciones

Los ingredientes para hacer un Óleo Saccharum son azúcar y cáscaras de cítricos. Honestamente, yo los hago a ojo, pero en general las proporciones más usadas van de 30 a 60 gramos de azúcar por cada limón.

Hasta ahí todo muy vago, porque el tamaño de los limones varía muchísimo a lo largo del año. Como siempre, me encargué de sacar algunas cuentas útiles: cada limón tiene entre 8 y 12 gramos de piel utilizable (es decir, sólo parte amarilla).

Óleo Saccharum de limón

Es clave usar limones orgánicos o de procedencia segura para esta preparación. Acá una nota de Meli Manhattan sobre precauciones a tener en cuenta a la hora de experimentar.

  • 160 gramos de cáscara de limón (cáscara de aprox 16 limones medianos lavados)
  • 600 gramos de azúcar blanca (pueden usar impalpable si quieren y si están seguros que no tiene almidón)

Es importante sacarle la piel a los limones ANTES de exprimirlos y no usar cáscara de limones que hayan sido exprimidos porque en todo ese proceso perdemos bastantes aceites. Lo notarán en sus manos, o en los guantes teñidos de amarillo cuando terminan de exprimir.

Hay dos formas de lograrlo, una para gente laboriosa, que consiste en machacar con un mortero las cáscaras junto con el azúcar hasta que el aceite la disuelva, dejando la mezcla descansar cada tanto.

La otra manera es la de la vagancia, a la que yo prefiero llamar “eficiencia”, y requiere mucho menos tiempo activo: consiste en meter las cáscaras y el azúcar en una bolsa de vacío y sellarla, después dejarla temperatura ambiente por 6 a 12 horas aproximadamente hasta que se termine de disolver y guardarla en heladera.

Si no tenés máquina para sellar bolsas al vacío, con una bolsa ziploc a la que le saques todo el aire que puedas, estás hecho/a.

¿Qué hacer después?

Se puede descartar las cáscaras y usar en ponches, obviamente, pero también se puede transformar en un syrup 2:1 agragándole agua caliente para hacer más fácil el jiggering, o, se puede hacer un super sour mix licuándolo con jugo de limón. Recomiendo licuar y no llevar a fuego para que se integren los ingredientes porque el jugo de los cítricos se altera mucho ante el aumento de temperatura.

La versatilidad

Todo esto aplica también a pomelos, naranjas (es un poco más raro, pero vaya uno a saber, capaz alguien lo usa y le funciona bien), mandarinas y limas.

RECETAS

Hot Buttered Rum: Rey y Señor de los cócteles de invierno

Según David Wondrich, el tipo que más sabe de historia de la coctelería, la aparición de manteca en bebidas se remonta al siglo XVI. En verdad, él dice que al reinado de Enrique VIII, Rey de Inglaterra, Señor de Irlanda y el marido más peligroso de su época. Si viste la peli Ana Bolena, él era el malo. 

La mezcla era cerveza con manteca (¡hola, fans de Harry Potter!) o sidra con manteca. En algún momento entre la muerte del monarca y vida de Jerry Thomas aparecieron los destilados en la ecuación. 

Cambiar para mejor

Este es uno de los cócteles de hace muchísimos años que sí vale la pena volver a traer al presente, con algunas precauciones. Las recetas más antiguas llevan algún destilado con paso por madera (scotch, bourbon, brandy, ron oscuro), azúcar, manteca y agua caliente. De hecho, así figura en Bartenders Guide de Jerry Thomas.

El resultado puede tornarse un poquito border, porque apenas baja la temperatura de la bebida, la manteca se empieza a solidificar y corremos el riesgo de sentir que estamos tomando una molleja tibia. Amamos molleja, pero no queremos molleja tibia.

La versión superadora también incluye manteca pero en menor proporción. Con el objetivo de que la textura del cóctel sea cremosa, pero no grasosa, bartenders como Wayne Curtis, Andrew Volk de Hunt and Alpine Club y Nicole Lebedevitch empezaron a incluir helado de vainilla.

La mezcla mágica

  • 100gr de manteca a temperatura ambiente
  • 100gr azúcar rubia
  • 100gr azúcar blanca
  • 200gr helado de vainilla de calidad decente
  • Canela, nuez moscada y clavo de olor en polvo
  1. Primero ponés en un bowl ambos azúcares y especias junto con la manteca a temperatura ambiente.
  2. Con un batidor de mano o batidora lo mezclás hasta que esté bien integrado.
  3. Después agregás el helado y seguís batiendo.
  4. Una vez que la mezcla quedó homogénea lo envasas en algún recipiente apto para freezer y lo guardás. No hace falta descongelarlo para usarlo. Así podés armar una tanda que te dure todo el invierno. 

Hot Buttered Rum (Pipi’s Way)

Receta adaptada de Liquor.com

  • 60ml ron oscuro, usé Appleton Estate 12 yr.
  • 1 cucharada sopera de mezcla 
  • 7ml Frangelico
  • 90ml agua caliente

En una taza precalentada (la atemperás con agua caliente) ponés todos los ingredientes y lo revolvés con una cuchara. Decorás con anís estrellado.

Todas las semanas enviamos un correo con anotaciones sobre bebidas, que son un poco más completas que esta nota. Suscribite para recibirlas en tu casilla.

INVESTIGACIÓN/ RECETAS

Jugando con azúcar: receta para caramelos de Campari

Por Gise Jaime

Armando recetas para la carta del bar, tenía en mente hacer una reversión de negroni  peeeeeeeero con un pequeño detalle. Quería cambiar la tonalidad rojo pasión por el amor de las alcachofas, pero eso significaba que colegas y clientes aficionados me quieran matar porque le sacaba el corazón al cóctel : el CAMPARI. Decidí jugar un poco y dejárselo pero con un vuelta de rosca. Recordando la niñez en donde el trueque era moneda corriente, y a cambio de algo siempre venían las golosinas, EUREKA! CARAMELOS DE CAMPARI.

Herramientas necesarias:

  • Vaso medidor
  • Olla
  • Cuchara
  • Vaso
  • Molde de silicona

Ingredientes:

  • 250 ml de Campari
  • 250 gr de azúcar blanca
  • 1 cucharada sopera de glucosa (30 gr)

Procedimiento:

Es clave que tengan mucho cuidado para manipular esta mezcla. No es que mi me haya pasado, pero quemarse con caramelo es terrible *emoji pistolita*

  1.  Colocar el Campari con el azúcar en la olla.

2. Agregar la cucharada de glucosa

3. Llevar a fuego medio y remover. Sí, sí remover para hacer caramelo: no deberíamos hacer esto ya que lo cristaliza luego, pero aprovechamos esas cristalización para que sea más fácil disolverse en el cóctel y de paso aprovechamos ese aspecto a piedra brillosa que queda.

4. ¿Cómo nos damos cuenta que ya está? Agarramos un vaso con agua y tiramos un poquito de la preparación , si cae y se hace una bolita, lo tenemos listos para llevarlos al molde.

 

5. Llenar los moldes de silicona.

6. Dejar que se sequen, desmoldar y guardalos en un recipiente hermético para mejor conservación.

Receta para probar:
1 oz Gin Príncipe de los Apóstoles macerado con cáscaras de naranja y genciana
3/4 oz Cinzano Bianco
1 oz Cynar clásico

Refrescar y servir en un old fashioned con hielo entero. Decorar con un caramelo de Campari

Para seguir jugando:
Esta receta es una base adaptable a caramelos de otra cosa. Quizás, sólo quizás, necesites retocar un poco las proporciones. El único requisito general sería elegir una bebida con mucha saturación de sabor y caramelo en su composición. Osea: destilados no, vermút, bitter, licor sí.

RECETAS

Cómo hacer terrones de azúcar y algunas ideas para enchularlos

Por Ara Alarcón y Ailín Pons

Queríamos terrones para hacer servicio de absenta, pero los que encontramos a la venta nos resultaron demasiado compactos incluso para old fashioneds. Costaba mucho que se desarmen y más aún que se disuelvan.

Asique probamos de hacerlos directamente nosotras. Estuvimos probando varias preparaciones con diferentes azúcares.

Después de varios experimentos, llegamos a esta info:

 

Tipo de azúcar Cantidad (gramos) Agua (gotas) Rinde
Blanca 40 grs 5 o 6 gotas 9 terrones
Negra 40 grs 8 gotas 7 terrones
Mascabo 40 grs 30 gotas 5 terrones

Herramientas necesarias:

  • Azúcar de preferencia
  • Agua
  • Molde

Usamos uno de silicona que facilita un poco el desmolde pero hay que tener cuidado de no quebrarlo en el intento.

  • Removedor
  • Recipiente pequeño

Extras

  • Colorantes vegetales
  • Esencias comestibles

Manos a la obra: el procedimiento

Nosotras utilizamos un vaso normal como recipiente. Mezclamos el azúcar con el agua hasta obtener una consistencia parecida a la arena húmeda como cuando haces castillitos en la playa. Si nunca hicieron castillitos de arena, háganlos, todavía están a tiempo.

Si se pasa de agua va a tardar más en secarse.

Con una cuchara rellenamos los moldes y hacemos presión hasta notar que ya está compacto.

Dejar el molde ubicado en un lugar preferentemente seco a temperatura ambiente.Para acelerar el proceso de secado se puede dejar cerca de una fuente de calor (estufa o cocina)

Bonus track: colores y sabores

Como variación al terrón de azúcar blanco, optamos por realizar dos agregados diferentes a la mezcla anterior

  • Colorantes vegetales:  agregamos una pequeña pizca del color deseado a la mezcla. El resto del procedimiento es el mismo. IMPORTANTE: el colorante se agrega si o si luego de obtener la mezcla de azúcar y agua.
  • Esencias: hay dos formas de añadirlas; puede ser una gota directamente a la pasta o reemplazar el agua por agua saborizada.

A esperar:

En líneas generales, en el transcurso de una noche están listos: los terrones de azúcar blanca estuvieron listos después de 7 horas, los de azúcar negra después de aproximadamente 10 y los de mascabo demoraron un poquito más.

Es importante guardarlos en un lugar seco para que mantengan su vida útil por más tiempo.

Pipi Yalour/ RECETAS

Un híbrido entre Willy Wonka y Jack Sparrow

Por Pipi Yalour:

Hace un tiempo me estaba dando vueltas por la cabeza la idea de a hacer un cóctel cremoso , con más aires a coctelería tiki que noventera. Nada de licores cremosos, nada de crema.  Quería que fuera calórico, con buena textura: me lo imaginaba servido en un vaso largo sobre hielo roto, color blanquito y bien tentador. Continue Reading…