Browsing Category

RECETAS

RECETAS

En el metro sin cobertura: ¿cuánto alcohol hay en un cóctel?

Educar o adoctrinar

La introducción a este texto podría decir que tenés que conocer lo que vendés. Esto tiene que ver un poco con esa idea, pero más con repensar la frase “hay que educar a los clientes” que escuché decir casi hasta el hartazgo en los últimos años.

Generalmente LA frase aparece cuando alguien te pide una “caipi maracuyá”. Lo ventajoso cuando sos bartender de que te pidan una caipi maracuyá -como pasa con cualquier otro pedido- es que no te lo tenés que tomar vos, se lo va a tomar el otro y casi casi seguro lo va a pagar. Mi primer opinión al respecto es: no todos los clientes quieren tomar un Vieux Carré y está bien. El límite entre ser un guía en el mundo de las bebidas y no dejar a la gente beber en paz es mucho menos difuso de lo que creés.

Me perturba ligeramente que la voluntad de educar a los clientes por parte de los bartenders a veces exista en concomitancia con el consumo de shots a lo largo del servicio.

Preguntas que me hago al respecto: si estás tomando un destilado fondo blanco, ¿qué podés percibir del destilado a nivel organoléptico? La contesto yo: prácticamente nada. Si tomaste más shots entre la 1am y las 3:30am un sábado que los que un cuerpo promedio puede metabolizar en 12hs, ¿a quién te parece buena idea educar en relación al consumo de bebidas alcohólicas? Seguro ya sabés la respuesta a esta pregunta también, porque la armé yo, porque la fiesta es mía y lloro si quiero. Por último: ¿Cómo te ves diciéndole a un cliente que ya bebió suficiente, que no le vas a servir otro cóctel y que preferís llamarle un taxi para que se vaya a dormir?

Anteriormente escribí junto con Lau Marajofsky esta nota en relación a las conductas poco saludables en la gastronomía, que sigue vigente.

Ahora, armé una explicación de qué son las “alcohol units” y cómo calcular el porcentaje alcohólico de un cóctel. Más allá de que esto parece sólo llevarte a un lugar incomodísimo, entenderlo también te permite trabajar con texturas varias: los gelificantes, emulsionantes, y el gas carbónico son fuertemente afectados por el contenido alcohólico del medio. Aunque hoy, obviamente, no me voy a meter en esa parte.

La “Unidad de medida estándar”

Mediante la “Unidad de Bebida Estándar” podemos cuantificar de manera aproximada la cantidad de alcohol puro que se consume a partir de la cantidad de alcohol que tienen las bebidas que se ingieren. Cada unidad contiene aproximadamente 14 gramos de alcohol puro.” [Fuente]

Esto son 18ml de alcohol puro. Podés intentar sacar un montón de cuentas o googlear a qué cantidad de la bebida que te interese equivale. Yo desistí porque sentí que tenía tanto sentido como pensar que alguien va a dejar de fumar por las fotos que aparecen en la etiqueta.

El sentido de esta unidad de medida es que puedas comparar bebidas con diferente graduación alcohólica, que además vienen en distintas presentaciones. Es decir, que podés comparar la cantidad de alcohol de una pinta de cerveza, una copa de vino, un Americano o lo que sea.

Supuestamente, el cuerpo humano procesa una unidad de bebida estándar por hora. Aunque esto pasa cuando es la primera que tomás, si seguís tomando alcohol la concentración en sangre empieza a crecer y el cuerpo demora más y más en metabolizar el alcohol. La parte de “supuestamente” viene a que esto depende de un montón de factores (alimentación, peso, etc). Yo tomo media botellita de cerveza de 330ml al final del servicio y ya siento el efecto del alcohol.

Los orientales y sus dificultades para metabolizar el alcohol

El etanol se metaboliza en el hígado: ahí unas cuantas enzimas con nombres difíciles van degradándolo. Según estudios de universidades de lugares muy lejanos el 50% de los asiáticos tienen una deficiencia del Aldehído Deshidrogenasa 2 lo que los hace intolerantes al consumo de alcohol.
Quizás por eso las tasas de alcoholismo en Asia sean significativamente más bajas que en Europa y en las Américas.

Si tenés una cápsula de cianuro, este es el momento de usarla

Siento que le vendo un pedacito de mi alma al diablo cada vez que hago este tipo de cálculos porque los números no son lo mío y confieso que acudo a un machete cada vez que me toca hacerlo.

La info que necesitas para calcular la graduación alcohólica de un cóctel es la siguiente:

  • Receta del cóctel en mililitros
  • Cantidad total de cóctel en mililitros (o sea, receta+dilución aproximada de acuerdo al método de elaboración)
  • Graduación alcohólica de las bebidas utilizadas (siempre figura en las etiquetas)

La fórmula para cubatas

[(cantidad de líquido x graduación alcohólica) / total de líquido]x100=porcentaje alcohólico del cóctel 
Ejemplo:
Cuba libre hecho con 60ml ron (40° de alcohol) y 150ml Coca Cola

[(60×0,4)/210]x100= 11 –> este es el porcentaje de alcohol

La fórmula para recetas con varias bebidas alcohólicas


[(cantidad de bebida alcohólica 1 x graduación alcohólica 1+ cantidad de bebida alcohólica 2 x graduación alcohólica 2 + cantidad de bebida alcohólica 3 x graduación alcohólica 3 ) / total de líquido]x100= graduación alcohólica del cóctel


Ejemplo:
Negroni hecho con 30ml de gin, 30ml de vermut rosso y 30ml de Campari. A esto le sumé 40ml de dilución.
[(30 x 0,47+ 30x 0,16 + 30 x 0,28 ) / 130]x100= 21 –> este es el porcentaje de alcohol

En el metro sin cobertura, o la ilusión de control. La visión de un doctor.

Escuché más de un millón de veces en el consultorio la frase “sé cuándo empezar y sé cuándo terminar”. La escuché en la vida misma. Por eso no me sorprendió la primera vez que me la dijo un cliente. Sí me sorprendió en ese momento (y me sorprende aún) cuánto nos aferramos las personas a la ilusión de controlar algo. Como si en el control, en la predicción, radicase la piedra filosofal que separa a cualquier mono de otro primate que se depila selectivamente algunas partes de su cuerpo. 

La ciencia no escapa a esa ilusión. Gastamos millones de pesos (dólares, yenes o unidades de sal, dependiendo del lugar del mundo que pisemos) en tratar de predecir lo que pasa, lo que pasará, de prevenir los errores y fomentar los aciertos. Por ello, la información que nos llega en cuanto al consumo de alcohol (y cualquier otra droga, más o menos palatable que los preparados de etanol) apunta a eso, a que, a través de cualquier variable mesurable (edad de inicio, policonsumo de drogas, sexo, edad actual, cantidad de episodios de intoxicación, gramos de etanol consumidos por evento), podamos trazar un Ecuador entre los que tienen problemas y los que la surfean. Hacemos educación con eso, campañas de prevención de problemas, campañas de promoción de salud.

Intentamos medir lo impredecible: la cualidad humana que, curiosamente, tiene que ver más con el sapiens que con el homo. Los psicólogos queremos prevenir y curar; los médicos quieren hacerlo; los políticos, las multinacionales que venden las drogas, todos intentamos fabricar en silencio cómplice la ilusión de control.

No quiere decir esto que algunas cosas no sean más “anticipables” que otras. Tal vez sepa cómo me va a ir en tal o cual situación de consumo, de acuerdo a si comí, si descansé, si estoy de tal o cual estado de ánimo, pero nunca jamás podré saber (ni yo ni nadie) en qué momento me quedo en “el metro sin cobertura”. 

¿Significa esto que la premisa de la abstinencia es lo más indicado para evitar problemas? definitivamente no. Si así fuese, no cruzar las calles evitaría los accidentes. Y sabemos que no podemos vivir sin una calle, sin un trago o sin una barra que separe “tomadores” de “preparadores”. Pero es solo eso, un Ecuador, un imaginario, una línea y una ficción.

No podés conocer tu historia, no podés anticipar lo que pasará, no podés saber en qué momento se prenderán las alarmas (pues, de hecho, no sé si las tenemos realmente), no podés creer que, por el simple hecho de conocer más marcas que un “simple mortal tomador de lo que esté barato en la góndola”, por la simple razón de conocer de mezclas, diluciones, concentraciones, acidulantes, catalizadores o aglutinantes vas a saber cuándo empieza y cuándo termina algo que al final no es, ni más ni menos que la vida misma: un conjunto de situaciones que se suceden en base a elecciones, muchas de ellas tomadas más rápido que el contenido de un shot de esos pequeñitos del “juego de la botella” (sí, soy viejo., sí, no salgo, sí, aun me cuesta decirbartender instead of barman ¡mala mía!). 

¿Cuál es la respuesta? Casi escucho la voz ronca de una gran clienta diciendo:  “¿cuál es la sugerencia entonces, Doc?”. No lo sé, nunca lo sé, nunca doy respuestas, sólo preguntas. En este caso es muy sencilla: ¿estás seguro de tanta seguridad? Si dudás, mi trabajo está hecho. Gracias.

Estos son algunos de los lugares por donde anduve para escribir este correo:
Aprovecho para confesar que parte de esto salió de Detrás de Barra (un manual de coctelería que escribí, que actualmente está agotado y que estoy considerando reimprimir).
 
RECETAS

¿Es el Old Fashioned el primer cóctel de la historia?

El finde estuve detrás de la barra. A veces pasa que algo se alinea en un bar y salen anécdotas memorables. O al menos momentos que te recuerdan por qué seguís trabajando servicio a los treinta.

El despacho fue medio de locos, mucho trabajo durante muchas horas y en el medio de todo eso la encargada me dice que un cliente quiere saber cómo hacemos los Old Fashioned, le explico y al ratito vuelve. Me pide que me acerque a una mesa a hablar con ese cliente que hacía muchas preguntas. Pintaba hostil y así empezó: saludo, presentación, poner el tema sobre la mesa.

Era una pareja de más o menos 50 años, claramente no vivían en Córdoba (no sé cómo uno se da cuenta de esto exactamente, pero uno se da cuenta). Volví a explicar cómo hacemos el Old Fashioned y aclaré que puedo hacerlo de otra manera si era lo que él prefería.

Ella miraba y él me daba instrucciones sobre cómo quería su cóctel. La primera reacción fue pensar “bueno, amigo, ponete un bar y ya”, porque sábado 2 am. Lo quería con Angostura regular y también Angostura de naranja, con Maker’s Mark, con azúcar en vez de almíbar, y con piel de naranja, no con media rodaja. Perfecto, a todo que sí.

Parecía que esa conversación ya había terminado, pero cuando estaba por darme vuelta para volver a la barra a preparar lo que me habían pedido, el tipo me dice: “El Old Fashioned es el primer cóctel que se creó en la historia—acá le pone énfasis y apunta con el dedo—EL PRIMER CÓCTEL DE LA HISTORIA. Te lo cuento para que lo sepas”. Ahí aparecen unos cuántos caminos posibles: decirle que sí, que de una; decirle que no; o decirle que no pero que sea una conversación, no un monólogo. Siempre es desafiante dar vuelta la cosa.

Las cosas por su nombre

Es difícil establecer el rol del lenguaje en todo esto, aunque si hubiese prestado suficiente atención en la universidad quizá podría darle más sentido a esta oración. El punto, en definitiva, era si eran cócteles aquellos que se crearon antes de que se adoptara la palabra cocktail. Si nos ponemos estrictos, lo cierto es que la mayoría de los cócteles que tomamos actualmente no lo son según la definición y que tampoco importa tanto.


El término cocktail aparece por primera vez impreso en un diario en Estados Unidos en el año 1806. El editor contesta una carta de un lector en la que consulta por el término y lo define como una bebida estimulante compuesta de algún destilado, azúcar, bitters y agua. Lo que hoy conocemos como Old Fashioned empezó a existir a principios del 1800 bajo el nombre “Whiskey Cocktail”: whisky, azúcar y bitters, servido sin hielo. Promediando la mitad del siglo XIX los bartenders comenzaron a agregarle toques mágicos: Chartreuse, curaçao, y vaya uno a saber qué más. Así es que para referirse a la receta original se popularizó el término Old Fashioned Whisky Cocktail, que sería algo así como “cóctel de whisky a la vieja usanza”.

Lo que le conté es que antes de que en Estados Unidos se tomara masivamente el bourbon, se tomaba mucho coñac. De hecho, varios de los cócteles que tomamos hoy en día con bourbon figuran en libros antiguos con coñac, whisky e incluso ginebra. El brote de filoxera que atacó la región francesa de Coñac allá por 1800, sumado a las siempre difíciles relaciones entre franceses y británicos, colaboró para que bastante antes de que apareciera la palabra cocktail el ron se popularizara a una escala increíble.

Hay un libro al respecto que se llama And a Bottle of Rum: A History of the New World in Ten Cocktails de Wayne Curtis que cuenta la historia de los Estados Unidos, algo de Latinoamérica e incluso India a través de esta bebida.

Ya a mediados del Siglo XVII el ron era un hit en el mundo. Los ingleses estaban produciendo azúcar en algunas islas del Caribe con un remanente de una parte de melaza cada dos de azúcar producida. Y si hay alguien bueno para hacer negocios son los ingleses. Ese remanente empezó a ser la materia prima con la que se produjo este destilado. Y aunque la historia de los piratas es muy pochoclera—estos realmente existieron y no eran tan distintos de los no-piratas que recorrían los mares con bandera de algún país—la mayoría de las mezclas populares con ron vinieron después que ellos.

En 1655 el ron empezó a repartirse a los marineros británicos. Y se asignó una ración diaria. Sorpresivamente esta política se mantuvo hasta 1970, cuando ya era completamente indefendible seguir trasladando bebida y sirviendo ron a todas las tripulaciones.

Rum was called “Necessity”

Las indicaciones son las siguientes: servir dos onzas de ron en un vaso con capacidad para ocho onzas, llenar con agua. Agregar un chorrito de jugo de lima fresca o azúcar morena. Eso es un grog, que resultó ser una gran solución para el escorbuto, aunque no precisamente por el ron, lo que hubiese sido un desenlace más interesante para la historia, en mi opinión.

Para entender: el escorbuto es una enfermedad que se produce por falta de vitamina C, que es la que nos ayuda a producir colágeno, y sin colágeno los tejidos empiezan a romperse. Como los humanos no producimos vitamina C, necesitamos ingerirla a través de los alimentos. Los viajes largos en barco, con una dieta pobre, mataban muchas veces a buena parte de las tripulaciones hasta que en 1753 James Lind probó la eficacia de los cítricos para tratar la enfermedad, que para 1795 ya había dejado de ser una amenaza.

Algo de esto fue lo que le conté al señor de la mesa 21 un sábado a las 2 am. Terminamos riéndonos. Les hice sus Old Fashioned, me dijeron que estaban ricos y dejaron USD 20 de propina.

Podés comprar este libro a través de Book Depository. Te llega a tu casa en un par de semanas. Este es tapa blanda y no tiene dibujitos, ni fotos, ni nada que alegre a un niño. Está en inglés y tardé meses en leerlo. Aun así lo recomiendo.

Old Fashioned

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading…

Ingredients

  • Dos dashes de Angostura
  • 60ml de bourbon
  • 7ml de syrup simple

Instructions

1

Mezclás todo eso en un vaso de whisky

2

Le agregás hielo

3

Lo revolvés para mezclar y enfriar

4

Decorás con media rodaja de naranja y una cereza.

RECETAS

Un amor imposible: mezcal <3

Por si no te lo imaginabas, mi casa está llena de libros. Llenísima. Explota de libros. Hay una pila de libros que oficia de mesa de luz y varias pilas más en el piso que no ofician de nada.

Tengo una biblioteca con casi todo ficción y después muchos libros de gastronomía dando vueltas por todos lados. Otro día voy a contarte acerca de mis tres libros esenciales para aprender sobre coctelería. Hoy se trata de amores imposibles.

Fui ocho veces a México. La primera fui a un casamiento, agarré el ramo y como verás no tuvo ninguna consecuencia para mi vida sentimental. Me encanta la comida mexicana, los mercados, la playa, el agua de jamaica y mil cosas más. De todas las veces que fui, por una cosa o por otra nunca visité Oaxaca.

Lo de Oaxaca viene a colación de que ahí se produce un destilado que se llama Mezcal. No hay mucho impreso al respecto. Lo que conseguí es un libro que se llama “ Mezcal: the history, craft & cocktails of the world’s ultimate artisanal spirit”, de Emma Janzen.

Hay una cuestión romántica en todo esto que me atrapa: en el mezcal el vinculo entre el producto y la cultura que lo rodea es muy fuerte. A modo de ejemplo: la tradición cuenta que cuando nace una nena, el padre planta veinticinco plantas de agave para a futuro poder fabricar mezcal y poder mantenerla.

También hay algo que aprender del paso del tiempo y de nuestra relación con la naturaleza acá: las plantas, que crecen en territorios hostiles, son un ejemplo de resiliencia. Tardan entre cinco y treinta y cinco años en estar listas para ser cosechadas, no se puede acelerar este proceso. Simplemente hay que buscar un poco de sombra y sentarse a esperar mientras las plantas se alimentan del sol.

Hay otra lección en relación al conocimiento: los maestros mezcaleros -que son los que fabrican esta bebida- son señores de unos cuántos años, que aprendieron el oficio de otros señores antes que ellos. No hay otra manera de aprender a hacer mezcal que ser aprendiz. Este es, para mí, el tipo de tradición que tiene valor.

La planta

El agave (en la jerga, maguey) es una planta suculenta, que, aunque a simple vista muestra cierta reminiscencia a un cactus o a una planta de aloe vera, biológicamente es más parecida a una cabeza de ajo o a una cebolla (el dato de olor de este correo).

El tequila también se produce a partir del agave, solo que tiene que ser un tipo en particular, el agave tequilana weber. En el caso del mezcal, hay cientos de variedades de plantas dentro de esta familia que se utilizan. Los mezcales más fáciles de conseguir son los de espadín.

En el libro, Emma Janzen arma una selección de etiquetas recomendadas para unas cuantas variedades en las que incluye una breve descripción. Si bien hay ensambles -serían el equivalente a blends en el mundo del vino- son la excepción más que la regla.

La tierra

En el mezcal, a diferencia de la mayoría de los destilados, importa el terroirque, al igual que en el caso del vino, se refiere a las características y sabores que imparten en el producto final los factores ambientales que rodean a la planta.

El maestro mezcalero de Montelobos – Iván Saldaña Oyazábal- entiende que las plantas “absorben” en todos sus años de vida la esencia del lugar donde crecen. Así, una planta espadín criada en Oaxaca dará como resultado un mezcal bien distinto al de una planta de la misma especie criada en Guerrero.

La producción

Todo arranca, como es de esperarse, en el campo. Comienza con el cultivo de las plantas y la larga espera hasta su maduración. El momento de cosechar lo define el maestro mezcalero, pero a grandes rasgos, es justo antes de que la planta aflore. El punto es que ahí concentró todos sus almidones.

Lo más usual es que cada palenque destile el producto de sus plantas, aunque excepcionalmente se puede comprar planta a otro productor y hacer un ensamble.

Después viene la jima: consiste en cortar las hojas de la planta hasta que quede solamente el corazón, al que se llama “piña” porque es muy parecido a un ananá, solo que mucho más grande. Pesa entre 5kg y 45kg, dependiendo de la variedad.

La planta muere en esta etapa. Y, como te conté antes, los agaves tardan unos cuántos años en crecer y estar en condiciones de ser cosechados. Hay una cuestión con la sustentabilidad acá sobre la que es clave reflexionar.

Esos corazones van al calor. El tipo de horno a usar depende principalmente de la región: en Oaxaca y Guerrero se estila utilizar a modo de hornos unos pozos de forma cónica hechos en la tierra; mientras que en San Luis Potosí, Jalisco y Zacatecas se usan hornos de piedra. 
Esto es, sin dudas, lo que confiere características tan particulares al mezcal: se cocinan esas piñas para transformar los almidones en azúcares fermentables mientras van absorbiendo humo por varios días. El combustible que se usa en esos pozos es piedra y madera (old school de verdad).

Cuando las piñas se enfriaron hay que romperlas. Se rompen golpeándolas con mazas, aplastándolas con piedras y con algunos otros mecanismos igual de brutales. 

Una vez que sólo quedan hilachas se mezclan con agua y generalmente nada más. La magia de la fermentación ocurre gracias a levaduras salvajes. El tipo de recipiente donde se almacena la mezcla de agua y fibras juega un rol fundamental en este momento: si bien se trata de que los azúcares se conviertan en alcohol, también se producen cambios que imparten aromas al producto final en esta etapa.

La hora de la hora: hay que separar el alcohol del resto. Para destilarlo, en áreas rurales se usan alambiques de materiales muy diversos. En destilerías grandes, suele ser cobre y en estados como Oaxaca, lo más usual es la arcilla. Acá es importante destacar que la arcilla, además de dejar una impronta en el mezcal, absorbe parte del producto, por lo que rinde menos que destilar en alambique de cobre.

Por ley, el mezcal debe ser destilado mínimo dos veces a una graduación alcohólica de entre 35º y 55º.

A diferencia de otros destilados -acá la misma comparación otra vez- el mezcal pocas veces se añeja. Además, se toma a temperatura ambiente (el ambiente que sea) y solo.

La clasificación

  • Ancestral:  es la forma más rústica de producción. Las piñas de agave se tienen que cocinar en un hueco en la tierra, romper con una tahona (piedra redonda tracción a sangre) o una maza y se pueden fermentar en recipientes de algunos materiales en particular, como madera, arcilla, pieles de animales o troncos ahuecados. La fermentación debe incluir las fibras del maguey. Para destilar se tienen que usar alambiques de arcilla sobre fuego.
  • Artesanal: en este caso, las piñas pueden ser cocinadas en hornos de piedra y se pueden romper usando métodos mecánicos. A la hora de fermentar, los materiales aceptados para los recipientes son los mismos que en el caso anterior sólo que puede no usarse la fibra. Para destilar se pueden usar alambiques de arcilla y también de cobre.
  • Industrial: las piñas generalmente se cocinan en autoclaves. Acá es medio sálvese quien pueda: se pueden usar medios mecánicos para romper las piñas, se puede fermentar en piletones de acero inoxidable y se puede destilar como sea.
RECETAS

Lúpulo: info e ideas para usarlo en coctelería

De mi paso por cervecerías artesanales me quedaron varios aprendizajes: 1) la gente quiere beber en zapatillas; 2) los cerveceros son gente que comparte el conocimiento y son unidos como comunidad, punto a favor de ellos; 3) a veces las cosas salen mal; 4) es un privilegio tener contacto con la persona que produce la bebida que vendés.

Lo cierto es que a pesar de que desde hace unos años la producción de cerveza artesanal está en auge, en nuestra formación básica como bartenders aprendemos poco sobre bebidas más allá de destilados y vermuts. Y si nos interesa saber más acerca de café, vino o cerveza, por ejemplo, depende de cada uno seguir estudiando para tener una formación más integral.

Si bien una de las primeras ideas a la hora de pensar recetas sería usar birra como mixer -a saber: ingrediente que “estira” un cóctel sin agregarle demasiada graduación alcohólica- y de hecho me parece buena, decidí meterme a investigar sobre distintos tipos de lúpulo, sus perfiles de sabor y aroma y las preparaciones que podía hacer con ellos. No estaría mal hacer lo propio con las maltas.

Empezando por el principio: ¿Qué es?
El lúpulo -humulus lupulus- es una planta trepadora de la familia de las cannabeaceas. Igual que en el caso de las ya conocidas sativas e índicas, sólo la planta hembra nos sirve. Es, de hecho, uno de los cuatro elementos claves para la producción de cerveza artesanal – malta, agua, levadura y lúpulo- y se utilizaba originariamente para alargar la vida útil del producto. Hoy en día es utilizado como antibacterial pero también para dar amargor y aroma a la cerveza.

La parte que nos interesa: principios activos
Entre sus componentes hay distintos tipos de resinas y dentro de las blandas hay dos que nos interesan, son los beta-ácidos y los alfa-ácidos.

Los alfa-ácidos son los responsables del amargor. Se miden con un porcentaje que va del 4% al 15% aprox y se refiere al peso de alfa ácidos sobre el peso total del cono (entre nos, “cogollo”) seco.

Los beta-ácidos tienen muchísimo menos poder amargante y cuando se oxidan por mala conservación producen una astringencia incómoda al paladar y arruinan todo.

Los aceites esenciales, por su parte son los responsables del sabor y el aroma en el producto final. Acá es muy importante destacar que se volatilizan con el hervor, ó sea que tenemos que mantenernos por debajo de los 76 °C para aprovecharlos.

Los taninos presentes en el lúpulo tienen varias funciones: inhiben el crecimiento de bacterias lácticas y acéticas (acá la magia sanitaria) y además sirven como coagulantes, o sea, ayudan a reducir la turbidez en el producto final.

Presentación y conservación
El lúpulo viene en varias presentaciones: flores deshidratadas, pellets o destilado. Las flores son la manera más directa de utilizarlo pero tienen varias contras: no se consiguen todo el año, con lo cual hay que tener una receta alternativa armada por si sólo conseguimos pellets, y que se oxidan rápido.
Los pellets son flores deshidratadas, molidas y prensadas: se consiguen todo el año y son más estables. En cuanto a los destilados, existe tanto destilado de flores como de pellets y se vende por un mínimo de 10ml. La verdad es que nunca lo usé para coctelería y hasta hace poco no estaba disponible. Suena tan interesante como intenso.

El tema de la conservación es muy muy importante acá porque no queremos que el lúpulo se arruine, así que siempre, pero siempre hay que guardarlo en el freezer.

Flores de lúpulo deshidratadas

Pellets de lúpulo

Cómo conseguirlo
La verdad es que yo se lo pido a un productor de cerveza artesanal amigo. Para mí eso es lo más recomendable porque vamos a usar muy poca cantidad. De todos modos, en Argentina se puede comprar lúpulo nacional por internet en Lúpulos de la Patagonia. Ellos hace unos años ya hacen un laburazo para producir distintas variedades de buena calidad.

Al grano: info sobre algunos tipos de lúpulo
Existen lúpulos de amargor, lúpulos de aroma y lúpulos mixtos.

CASCADE
Mixto
Alfa-ácidos: 4,5% a 7%
Descriptores: floral, cítrico (pomelo) con notas especiadas
Estilos en que suele usarse: Indian Pale Ale, Porter, Barley Wine y Ales estilo norteamericanas

BULLION
Principalmente amargante
Alfa-ácidos: 6,7% a 12%
Descriptores: especias, frutas oscuras tipo grosellas
Estilos en que suele usarse: Stouts, Barley Wine y Ales oscuras

VICTORIA
Mixto
Alfa-ácidos: 10% a 14%
Descriptores: frutal con notas a pimienta y madera
Estilos en que suele usarse: se usa mucho esta variedad. Stouts, Indian Pale Ale, Red Ale, Amber Ale, Barley Wine, etc.

KENT GOLDING
Lúpulo de aroma
Alfa-ácidos: 4,5% a 5,5%
Descriptores: especiado y floral con notas a miel y tomillo usualmente.
Estilos en que suele usarse: estilos británicos como Pale Ale, Brown Ale, Porter y Stout.

TEHUELCHE
Lúpulo de aroma
Alfa-ácidos: 7%
Descriptores: sutilmente cítrico
Estilos en que suele usarse: Ales y cervezas de trigo

SPALTER
Lúpulo de aroma
Alfa-ácidos: 2,5% a 5,5%
Descriptores: especiado, terroso y herbal
Estilos en que suele usarse: Lagers

NUGGET
Amargante
Alfa-ácidos: 11,5% a 14%
Descriptores: herbáceo intenso
Estilos en que suele usarse: Lagers livianas

Idea para usarlo en coctelería:

Tintura de lúpulo (Cascade en este caso):

100gr de agua destilada
100gr de alcohol 96%
2 gr de Pellets de lúpulo cascade

Medir y mezclar el agua y el alcohol, agregar los pellets de lúpulo desarmados y agitar. Guardar en un lugar fresco y oscuro durante dos semanas. Agitar diariamente. Al pasar ese tiempo filtrar con un colador de tela y envasar en un recipiente de vidrio oscuro.


Otros recursos:

Guía de estilos de cerveza de la BJCP (Beer Judge Certification Programme): para tener como material de consulta muy útil. Acá está la App para dispositivos móviles con las fichas en inglés y acá un archivito para ver desde la compu, con la guía del 2015 en Español.
Cómo agregar amargor a tus cócteles usando lúpulo (en inglés) de Tales of the Cocktail
Guía sobre estilos de lúpulo (en español) de Cerveza Artesana
Tabla con variedades de lúpulos y reemplazos posibles (mezcla español e inglés) de Cervezarte
It’s the new bitter – Hops in cocktails de Chilled Magazine
Somos cerveceros : es la asociación que nuclea a los productores de cerveza artesanal. Hacen un gran trabajo de difusión del producto y capacitación. Hay info sobre cursos en su sitio, de verdad vale la pena anotarse.

Penicilin Williams

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading…

Penicillin Williams: una reversión del Penicillin, el clásico contemporáneo que creó Sam Ross de Milk & Honey (Hoy es el Attaboy). El original lleva blended scotch, miel, jengibre, jugo de limón y unas gotas de whisky ahumado.

Ingredients

  • 2 oz de Whisky escocés
  • 1/2 oz de Chistallino (aguardiente de Peras Williams producida en Río Negro
  • 3/4 oz syrup de miel (mezclar 400gr de miel, 400gr de agua caliente y 400gr de azúcar)
  • 1/2 oz de jugo de limón
  • Un par de dashes de tintura de lúpulo cascade

Instructions

1

Medir los ingredientes y verterlos en una coctelera con hielo entero.

2

Batir.

3

Servir en un vaso old fashioned con hielo nuevo.

4

Decorar con láminas de pera.

RECETAS

Qué es la solución salina y cómo usarla en cócteles

Escribir sobre sal nunca deja de hacerme pensar en el vídeo de Capusotto de un vegetariano en un asado pidiendo sal marina o en Balá preguntando qué gusto tiene la sal, y de ahí ya paso a acordarme de que mi mamá me cortaba el pelo como él cuando era chica.  En ese punto ya hago el esfuerzo de concentrarme e ir al punto: la sal puede mejorar mucho algunos cócteles.

En este caso en particular -bueno, para ser honesta en varios casos más también- éste es un  ingrediente que los cocineros manejan mucho mejor que nosotros, tienen más conocimiento acerca cómo utilizarla para optimizar los resultados de una preparación. En los últimos años la coctelería se empezó a acercar a la cocina y a nutrirse de conocimientos valiosos para manipular materias primas. En nuestro caso, corremos con la desventaja de que las cantidades de bebida que resultan de un cóctel son tan pequeñas, que se torna casi imposible medir la cantidad necesaria para cada trago durante el servicio.

La manera en que podemos incorporar sal en cócteles para resaltar sabores sin llegar a que se perciban como salados es hacer una solución (mezcla) de agua y sal, ponerla dentro de un gotero y definir qué cantidad de gotas usar para cada receta.

Un vistazo por la percepción de gustos

El gusto salado viene de un mineral: el cloruro de sodio. Es multifuncional: por un lado, aporta lo salado y, por otro, en la interacción con los demás ingredientes resalta los sabores, reduce el amargor y la acidez y apacigua la astringencia. Además,  que reduzca el amargor implica que acentúa el dulzor. Prueben servir dos shots de Campari y agregarle sal a uno: van a notar que en la comparativa sabe mucho más dulce.

Para mí, el punto de usar sal en cócteles es que no se perciban como salados, sino que únicamente acentúe los sabores y contribuya al balance final. Es decir, que tenemos que ser cuidadosos y astutos a la hora de usarla.

¿Cuándo tiene sentido utilizar solución salina y cuándo no?

Por supuesto que te exhorto a experimentar y hacer tu propio camino, pero también te muestro un par de atajos:

Para mí no tiene mucho sentido usarla en cócteles refrescados que tengan como base destilados con paso por madera. No suma en cócteles brown and stirred: manhattan, old fashioned, sazerac, etc.

Sí suma en recetas con un perfil más fresco e ingredientes como ser: cítricos, ananá, pepino y también en combinaciones con hierbas o chocolate. Acá funciona como cuando arrancás a subir una foto a instagram, que apretás el solcito y acontece algún tipo de magia que hace que los colores queden mejor y la foto sea más linda.

Cómo prepararla

La proporción de sal versus agua a utilizar es la que mejores resultados te dé en términos de practicidad y sabor final. Con esta receta, recomiendo usar dos o tres gotas por cóctel.

  • 20gr de sal
  • 80ml de agua

Mezclás la sal con el agua a temperatura ambiente hasta que se haya disuelto. Ponés esta mezcla en un gotero y la etiquetás. No necesita ser refrigerada y dura hasta que se te acabe.

Una receta para probarla: Vermut de verano/ Original versus ilustración. DIbujó y sacó la foto Juan Pablo Bellini.
75ml vermut seco
40ml shrub de pepino
Un susto de soda
Spray de absenta
2 gotas de solución salina
Poné el vermut, el shrub y la solución salina en un vaso old fashioned, agregale hielo roto, el sustito de soda y el spray de absenta. Queda muy vistoso (sumé 30 años por usar este adjetivo) si lo decorás con láminas de pepino bien finitas.

Shrub de pepino hecho en frío (rinde aproximadamente 1000ml. Depende de cuánta agua tenga el pepino)

  • 1100 gramos de pepino rallado
  • 450 gramos de azúcar blanca
  • 375 mililitros de vinagre de arroz

Mezclar el pepino rallado con el azúcar y dejar reposar en frío tapado con film durante 4 horas. Agregar el vinagre, poner en la heladera otra vez y al día siguiente separar el líquido de la pulpa con un colador y luego filtrar con papel.

RECETAS

Todo lo que hay que hacer para cambiar carta (después de armar las recetas)

Nos encanta crear recetas de autor, propias, que en nuestro imaginario van a trascender (spoiler alert: no trascienden). Ahora bien, diseñar un menú de cócteles y ponerlo en funcionamiento requiere mucho más laburo que solamente pensar recetas ricas que le gusten a nuestro público. Hay unas cuantas tareas que llevar a cabo que son -casi todas- bastante engorrosas pero -todas- muy necesarias. 

Hice un machete que sirve para no olvidarnos de cosas importantes. Si bien en el mundo real este procedimiento es bastante menos lineal que como está planteado acá, porque hay acciones y tareas que van aconteciendo en paralelo, entiendo que es un buen check list.

Este proceso arranca una vez que definiste recetas, nombres de cócteles y precios y culmina con los clientes tomando los cócteles. 

1. Armar el archivo que va a diseño

Acá van los nombres de los cócteles, los ingredientes, la descripción, los precios, títulos de secciones o lo que sea que vayas a querer que figure en el menú impreso. 

Si tenés acuerdos comerciales con marcas de bebidas, deberías incluir las marcas dentro de los ingredientes. Es importante pensar en tu público cuando hagas esto: hay marcas que son tan conocidas que no hace falta aclarar qué bebidas son, pero hay otras que quizás requieran que le pongas a qué categoría pertenecen, además de marca. Yo sé qué es el Christallino, porque soy bartender y porque me encanta, pero quizás en el menú deba poner “agua ardiente de peras Williams Christallino”.

Un tema no menor: dentro de los ingredientes los destilados van primero. Pensá que la gente lee de izquierda a derecha y no es tan clave a la hora de elegir un cóctel que tenga jugo de limón. Arrancá por el principio.

Otro tema importante: los diseñadores gráficos no leen.  O sea, se supone que saben leer pero rara vez leen los archivos que les mandan y tampoco tienen la obligación de hacerlo. Copian y pegan. Tampoco es del todo probable que tengan conocimiento técnico sobre coctelería, así que mejor no dejar vacíos dudosos.

Esto significa que tiene que estar todo el texto que envíes a diseño impecable y que no podes dar por sentado que hay detalles que se sobreentienden. El escenario ideal es que vos mandas un archivo de texto sin errores y el diseñador o diseñadora te manda un archivo ya con diseño para que chequees. Se supone que ahí lo que mirás son colores, maquetado, etc. Se corrigen detalles y se manda a imprenta.

2. Cargar al sistema que utilices todos los insumos nuevos

Si cambiaste el menú, es probable que empieces a usar materias primas o preproducidos que no estabas utilizando anteriormente. Si hiciste la tarea bien y calculaste el costo de cada cóctel, entonces tenés también la info de cuánto cuestan esos insumos. Los tenés que cargar al sistema que estés usando para poder pasar al próximo paso.

3. Cargar las recetas al sistema de adición que uses

Es muy aburrido hacer esto. Requiere concentración y un termo de mate amargo. Agarrás una a una las recetas que creaste y vas sumándolas al sistema. Configurás las impresoras, etc.

Tené en cuenta de que si te equivocás acá, ese error va a repercutir en el resultado del inventario de ese mes: si pusiste 0.6 L en una receta en vez que 0.06 L te va a generar un lindo lío. Si bien es muy difícil no equivocarse en absolutamente nada cuando se trata de una tarea tan mecánica siendo bartender, tomarte el tiempo de hacer esto en calma ayuda. 

Es práctico hacer un inventario pasada una o dos semanas de utilización del nuevo menú para encontrar errores en recetas y corregirlos.

4. Agregar los nuevos insumos a tu listado de compras semanal

Como en gastronomía los roles a veces son difusos, o al menos las estructuras de trabajo no son del todo standard puede que sea el mismo jefe de barra el que ejecuta el pedido (habla con el proveedor) o puede que sea otra persona a cargo de tareas administrativas. De cualquier manera, es útil trabajar ordenadamente. Alguna vez te vas a ir de vacaciones, alguna vez alguien te va a tener que cubrir. Así que recomiendo que armes una planillita que tenga el listado de insumos a comprar, qué proveedor trae cada uno, su número de contacto y qué días de la semana suele entregar.

Si hay materias primas que ya no vayas a usar más sacalas de ese listado. Dejate un backup únicamente para que te quede la info de a quién le comprabas.

5. Armar el recetario madre

Yo suelo trabajar con dos: uno de recetas y uno de preproducidos. El primero es lo que el nombre indica. Tiene los nombres de los cócteles, los ingredientes, cantidad de cada ingrediente, método de elaboración, vajilla en que se sirve, tipo de hielo y garnish. En el segundo están detalladas las recetas y procedimientos para elaborar los macerados, syrups, tinturas, y otros preparados que hay que tener listos de antemano para poder hacer los cócteles. Ambos van plastificados. El primero en onzas, el segundo en mililitros (esto ya es maña).

Personalmente, ordeno por cantidad los insumos de los cócteles. Agrupo porque sino no me las puedo acordar. Acá vale lo que a cada uno le sirva para aprenderse todas las recetas.

6. Capacitar al personal

El equipo de barra tiene que saber ejecutar las recetas y preparar todos los insumos necesarios para hacer esos cócteles. El equipo de salón debe saber qué cócteles te conviene vender y qué características tienen para poder venderlos. Suele ser útil plantear equivalencias con el menú anterior en este punto: “a la gente que tomaba X cóctel de la carta anterior le podemos recomendar Y cóctel de esta carta”.

7. Ejecutar las compras

Cuando hacés el pedido de insumos de la nueva carta tenés que estar casi en condiciones de largar. Si decidiste incluir modelos de vajilla distintos, también es momento de encargarte de que lleguen.

8. Hacer la preproducción

Con los insumos que te llegaron armás los preproducidos del nuevo menú. Se supone que fuiste achicando tu stock de almíbares, macerados, etc. de la carta anterior durante la última semana como para no clavarte con mucha cantidad. 

Una vez que preparaste perecederos -jugos, por ejemplo- para hacer los cócteles que querés estrenar, ya estás jugado. Con esto me refiero a que o salís con la nueva carta o los terminás descartando (nadie los quiere descartar).

9.  Modificar las pantallas de venta

A veces cambiamos cartas completas, a veces sólo partes. En cualquiera de los dos casos en importante definir qué vas a hacer si un cliente te pide un cóctel del menú anterior: ¿ya no lo sacás más? ¿si tenés los insumos se lo hacés? 

No es demasiado difícil saber de antemano qué cócteles del menú anterior podrías seguir haciendo y cuáles no de acuerdo a los ingredientes y a la nueva disposición de tu mise en place. Prevelo a la hora de modificar las pantallas. Podés dejar algunos o dejarlos por un tiempo.

Pensá que cuando cambies la pantalla de venta ya no vas a tener cómo comandar ítems del menú anterior. Así que lo tenés que hacer medio sobre la hora. Acá probás que todo funcione bien a nivel sistema: que las comandas salgan en la comandera correcta, que estén todos los ítems, que todos tengan precio y que sea el precio que corresponde. Lo mejor es hacerlo con la carta impresa en mano, entonces cruzás el archivo que mandaste a diseño, con el menú físico y con lo que te figura en la pantalla.

Un último consejo:

Planificá todo este proceso como para arrancar el primer día de la semana que abre el bar. Así, si te atrasás en alguna de las instancias anteriores aún te da un poco de margen antes del fin de semana. Nunca, nunca. nunca cambies menú un fin de semana. Nunca salieron cosas buenas de cambiar menú un fin de semana , no hace falta arriesgarse.

Que la fuerza te acompañe.

RECETAS

Alternativa para la clara de huevo: cómo usar albúmina en cócteles

Hay variados motivos por los que podemos llegar a no querer usar clara de huevo en cócteles, y aun así buscar lograr esa textura tan particular que aporta a las preparaciones. Para mí son principalmente tres: cuestiones bromatológicas, velocidad en el despacho y desperdicios. A no ser que trabajes un local en el que el flan es el postre estrella, vas a tirar muchas yemas.

La ciencia detrás de la espuma es que la clara de huevo tiene una proteína que se llama albúmina que en condiciones normales está enrollada. Cuando la batimos se desenrolla y permite que ingresen burbujitas de aire. Así se hace la espuma de un pisco sour y así se hace un merengue.

Una alternativa que ya tratamos antes es la Aquafaba (agua de cocción de garbanzos), que anda muy bien. En concreto es una mezcla de almidones, proteínas y otros sólidos que migraron desde las legumbres al agua durante el proceso de cocción y le confieren propiedades emulsificantes, espumantes, gelatinizantes, espesantes, etc. El tema es que en algunos cócteles puede llegar a notarse el sabor.

Hace poco pusimos un cóctel en la carta de Francis que queríamos que tenga espuma. Sabíamos que se iba a vender mucho y nos podía demorar el despacho usar clara de huevo. Anteriormente habíamos tenido una receta que tenía aquafaba para emulsionar, pero esta vez nos parecía que iba a modificar el sabor final del cóctel así que salimos a buscar una alternativa.

Mati Leanez me contó sobre está alternativa y me explicó cómo manipularla. La albúmina se consigue en droguerías y se compra por peso, generalmente el mínimo es medio kilo. No es perecedera y dura mucho.

Para utilizarla hay que mezclarla con agua potable, y una vez preparada dura dos días refrigerada. Como se prepara muy rápido, podés ir haciendo de a poco. Digamos que no te complica la vida si se te acaba a la mitad de la noche. Preparada con estas proporciones de agua vs albúmina, 30ml por cóctel debería ser suficiente.

Álbumina para cócteles

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...
By Matías Leanez
Prep Time: 5 minutos

Rinde 1000ml. Dura dos días refrigerada

Ingredients

  • 6gr albúmina en polvo
  • 1000ml agua potable a temperatura ambiente

Instructions

1

Pesar la albúmina y el agua

2

Poner la albúmina en un recipiente e ir agregando el agua de a poco mientras integramos con cuchara o batidor de mano

3

Una vez que se haya integrado embotellar, rotular y guardar refrigerada

RECETAS

Cerezas en conserva para garnish

El momento viejazo: cuando arranqué a trabajar como bartender cerezas era equivalente a unas cosas gelatinosas horribles. Obvio que en el mercado había cerezas en verano, pero no se nos ocurría usarlas en barra. Igual que no se nos ocurría exprimir limones en vez que usar ese jugo sintético horrible.

Por suerte, con los años algunas cosas han cambiado para bien en este submundo: empezamos a ser más conscientes de la estacionalidad de la materia prima y aprendimos técnicas para conservar insumos de estación y poder usarlos a lo largo del año.

Viendo y considerando que varios clásicos requieren cerezas como garnish y que estamos transitando el último tramo en que están disponibles estuve investigando algunas recetas posibles. Anduve por acá, acá y acá.

La mayoría de las recetas usan cerezas ácidas (no conseguí), azúcar y agua. Algunas usan algún alcohol, que puede ser un destilado con paso por madera o un licor. Además, suelen agregarle especias varias como vainas de vainilla, nuez moscada, canela, clavo, etc. Yo preferí omitir eso: me quedé con la versión más versátil.

Encontré sólo esta receta bien distinta: usa cerezas, azúcar y vinagre de sidra.

Arranqué haciendo un syrup con azúcar blanca, piloncillo y agua. La idea de mezclar azúcares es darle un poquito de complejidad de sabores sin tapar el de las cerezas.

Syrup de piloncillo y azúcar blanca

Una vez que el syrup se enfrío lo mezclé con bourbon -puede ser algún otro destilado con paso por madera que tengas a mano- y Grand Marnier. Hay muchas recetas que usan marraschino, pero preferí, ya que las voy a usar para hacer old fashioneds, mantenerme en el camino de las naranjas. Aclaración por si hace falta: el Grand Marnier es un licor de naranjas hecho en Francia con base de coñac.

Además, a la mezcla de syrup y alcoholes le agregué sal. Siempre ayuda a levantar un poquito los sabores y también ácido cítrico que aporta a la conservación.

A los frascos con cerezas los llené con la mezcla de destilados, syrup, sal y ácido cítrico. Generalmente las cerezas se descarozan y se les saca el cabito. A la hora de preparar un cóctel se las pone en un pinche lindo. En caso de que no consigas pinches que estén buenos, vale dejar cabo y carozo y llevar un platito junto con el cóctel.

Desconozco aún cuánto duran. Por lo pronto y por las dudas van a la heladera. Entiendo que con un frasco bien grande podés tirar casi todo el invierno.

Cerezas en conserva para garnish

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Prep Time: 30 minutos Cooking Time: 10 minutos

Rinde dos frascos con capacidad para 250ml cada uno.

Ingredients

  • 350gr Cerezas
  • 50gr Piloncillo o azúcar de mascabo
  • 150gr Azúcar blanca
  • 200ml Agua caliente
  • 120ml Bourbon
  • 45ml Grand Marnier *Usé este licor en particular porque pensé la receta para usar en Old Fashioneds o Manhattanes
  • 1gr Ácido cítrico
  • Una pizca de sal

Instructions

1

Lavar las cerezas.

2

Hacer un syrup con el piloncillo (puede ser azúcar de Macabo también), el azúcar blanca y el agua. Llevamos todo a fuego y una vez que se disolvió el azúcar apagamos.

3

Poner las cerezas en los frascos previamente hervidos.

4

Cuando el syrup se haya enfriado le agregamos el bourbon, el Grand Marnier, la sal y el ácido cítrico. Revolvemos para integrar.

5

Llenar los frascos donde pusimos las cerezas con la mezcla de syrup y agregados hasta que las cerezas queden cubiertas.

INVESTIGACIÓN/ RECETAS

Café (con aroma de mujer)

Texto de Ani Varela (The Harrison Speakeasy) y Natasha Cano (Negro Cueva de Café) . Fotos de Rocío Ciminari.

Cuando pensamos en Buenos Aires y en su costumbre de tomar café, la imagen típica sería de un bar en microcentro, una taza blanca llena hasta el tope con un café negro, acompañado por un amaretti, un vaso de agua con gas y sobres de azúcar.

Si bien sigue siendo lo que ocurre en la mayoría de los cafetines y bares porteños, hoy se habla de café y cafeterías de especialidad, el cual toma protagonismo y hace apariciones hasta en barras y bares de coctelería.

Pero antes de hablar de esto último vamos con un poco de contexto histórico y una pequeña introducción al mundo del café.

En sus orígenes, su consumo fue como alimento, dando sus primeros efectos energizantes. Luego, pasó a ser bebido como un té. Se mezclaban granos y frutos del café con otras hierbas y especias, lo que generaba una suerte de endulzante fermentado haciendo una combinación de alcohol y cafeína, lo que lo llevó a denominarse como “vino de café”. Esta bebida también era consumida por monjes y chamanes, ya que los ayudaba a concentrarse en sus viajes de meditación. Lo cual también hizo que fuera considerada una bebida sagrada. Con el tiempo, gracias a la incorporación del fuego (granos tostados + agua hirviendo), el café fue mutando a como se toma hoy y era una bebida consumida en rondas de filosofìa que duraban toda la noche, donde era necesario mantenerse despierto y prohibido para las mujeres, ya que les generaba “excitación”.

Olas del café

La historia del café se separa en etapas o procesos que van mostrando una evolución de su elaboración, consumo y comercialización, denominadas “olas del café”.

La primera fue después de la segunda guerra mundial cuando el consumo de café se consolida y expande por toda Europa, dando mayor importancia en las ventas que en la calidad del mismo. Esto hace que al ser accesible para todos, surjan formas más simples de prepararlo, como el café instantáneo.

En la segunda ola, que se da por los ‘60, la incorporación de grandes cafeterías como Starbucks generan un mayor consumo y conocimiento de la bebida, haciendo que esta etapa se diferencie por empezar a enfocarse en la calidad del café, así como de su origen y las técnicas de tostado.

En la actualidad, nos encontramos con lo que se conoce como la tercera ola del café, donde la calidad del producto es importante desde el grano hasta llegar a la taza. Se habla de variedades, perfiles de tueste, métodos de preparación; se trata de contactarse con todo el proceso: desde el cultivo de la materia prima y el comercio directo con pequeños productores que cuidan cada detalle al equipamiento, el servicio y la formación de baristas.

Esto hace que se empiece a hablar de café de especialidad.

En tanto a su paso – y estadía – por la coctelería, las primeras apariciones del café fueron en recetas como el Café Irlandés o el Espresso Martini (creado por el querido bartender Dick Bradsell). Acompañando su desarrollo y demanda, salen a la cancha licores como Kahlúa, Borghetti o Tía María para sumarse como aliados en las barras.

Hoy, bartenders y baristas reversionan cócteles clásicos o crean nuevos utilizando este noble ingrediente que además suma ingeniosos “chiches” para su elaboración. En forma de espresso, filtrados o cold brew el café demuestra su versatilidad a la hora de sumarlo en recetas.

Luego de este -breve- viaje en el tiempo, queremos ir al grano y les compartimos algunas de nuestras recetas para que experimenten.

COLD BREW CASERO

¿Qué necesitamos?
1 Litro de agua mineral ( si es con sodio mejor)
70 gr de café molido, molienda gruesa.

¿Cómo prepararlo?
En un frasco de vidrio (previamente esterilizado), colocar la cantidad de café molido y agregarle agua. Dejar estacionar en frío entre 20 a 24 hs.
Luego colarlo con un filtro de tela, donde puedan retener todos los restos de grano.
Conservar en frío, rotulando con la fecha de elaboración, ya que tiene una duración menor a 10 días.

ALMIBAR DE CAFÉ

¿Qué necesitamos?
1 Litro de agua
1 1/2 kg de azúcar blanca
50 gr de café molido, molienda gruesa.
Filtro de papel

¿Cómo prepararlo?
En una olla, agregar agua y azúcar. Revolver para que se integren. Dejar al fuego hasta su primer hervor. Luego, retirar del fuego, agregar el café molido y dejar reposar 30 min. Filtrar y embotellar. Rotular con fecha de elaboración

  • SUPER TIP: en cada receta que armen con café, hagan anotaciones con tipo de café que usaron, procedencia, molienda y cantidad de grs que usaron del mismo. Con esto, pueden hacer comparaciones o ir mejorando sus recetas hasta encontrar la que vaya mejor para lo que quieran usar.

Y ahora, les pasamos dos recetas que pueden probar.

Batida de coco

30 ml de café
60 ml de leche de coco
30 ml de jugo de ananá
25 ml almíbar de café

En una coctelera, agregar ingredientes, hielo entero y batir. Colar y servir en vaso de trago largo con hielo. Espolvorear canela molida.

Carmela
50 ml de Whisky Escocés (Johnnie Walker Black Label preferentemente)
25 ml de Vermouth Rosso
15 ml de Cynar
15 ml de Cold Brew
10 ml de almíbar simple

En un vaso mezclador, agregar hielo entero, ingredientes y refrescar. Servir en vaso de trago corto con un hielo grande. Decorar con piel de naranja.

INVESTIGACIÓN/ RECETAS

Fermentados: Tepache. Desde México con Amor

Por Pipi Yalour

Amamos México y jugar con fermentados. Y más allá de que nos resulte divertido, creemos que importante en coctelería hacer un uso exhaustivo de los insumos. Así que seguimos explorando técnicas y preparaciones que nos ayuden a innovar y ser eficientes.

Qué es el Tepache?
Es un fermentado originalmente hecho de maíz típico de México. Actualmente la versión más popular se hace con piña en vez de maíz, aunque se pueden utilizar otras frutas.
El resultado final es una bebida con apenitas de gas carbónico, sabor a piña y si lo colás a tiempo sólo un poco de acidez sutil (si te pasás del tiempo, sabe a vinagre).

Cómo funciona?
Resulta que casi todas las formas de azúcar fermentable presentes en la naturaleza están pobladas de levaduras. En el caso de las frutas, suelen depositarse especialmente en la cáscara.
Estas levaduras se encargan de transformar el azúcar en gas carbónico y alcohol. Cuando la fermentación empieza a hacerse más lenta -lo vemos en que hay menos burbujas de gas saliendo a la superficie- corremos el riesgo de que se apodere de nuestra mezcla la comunidad de acetobacters (las responsables del sabor avinagrado). Esto lo podemos evitar cortando la fermentación con baja temperatura o siguiéndola con un airlock que no permita el ingreso de oxígeno pero permita que se libere CO2.

Herramientas necesarias:
Cuchillo serrucho
Cepillo pequeño
Recipiente grande de vidrio o cerámica
Colador
Jarra medidora
Balanza
Bandita elástica
Tela o papel de cocina para tapar el recipiente de vidrio o cerámica

Insumos:

Cáscara de media Ananá/Piña
60 gramos de piloncillo/panela (es jugo de caña cristalizado) o en su defecto azúcar integral
1,5 litros de agua potable
Canela y clavo de olor si te interesa que sepa a canela y clavo de olor

Procedimiento:

  1. Lavar bien por fuera la piña
  2. Sacarle la cáscara y el centro que es lo que vamos a utilizar
  3. Calentar el agua y disolver en ella la panela o azúcar
  4. Verter el agua en el recipiente que elegimos y esperar a que tome temperatura ambiente
  5. Poner las cáscaras y el centro de la piña dentro del recipiente con el agua endulzada
  6. Tapar el recipiente con la tela y asegurarlo con una bandita elástica para que no entren bichitos
  7. Ubicar el recipiente en un lugar oscuro y dejarlo quieto por al menos 24hs.
  8. Colarlo cuando esté listo y envasarlo. Acá dependemos mucho del factor climático. En mi caso fueron 24hs pero en el verano cordobés, de temperaturas por encima de los 30 grados de día y al menos 25 grados de noche. Básicamente cuando la magia empiece a acontecer vas a ver pequeñas burbujas de gas carbónico que emergen a la superficie del líquido y un poquito de acidez que empieza a aparecer.
  9. Conservar en frío para frenar el proceso de fermentación y que no se avinagre

Cócteles para probar (hechos con Gise Jaime <3 ):

DARK & STORMY LATINO

1 1/2 oz Ron oscuro
1/2 oz syrup de jengibre ( dos partes de azúcar por cada parte de agua. Medias en peso, no en volumen)
1/2 oz Pimento Dram
Tepache para completar

Swizzle – Servido en vaso alto con hielo roto- Decorado con láminas de ananá/piña

OLVÍDELA, COMPA

1 oz Mezcal joven
1/2 oz Campari
1/2 oz syrup simple 2:1
Tepache para completar

Swizzle – Servido en vaso alto con hielo roto- Decorado con láminas de ananá/piña