RECETAS

Fix: una familia de cócteles poco conocida

Cuando fui embajadora de marca solía viajar al exterior y hacer varios guest (así le decimos a cuando vas a trabajar a otro bar como bartender invitade, el término completo es “guest-bartending”) en una semana. Ya no más. Amé y también quisiera reivindicar la importancia tener tiempo para dormir. 

Esa era una práctica super usual. Era una manera de generar alianzas entre bares amigues o de fortalecer vínculos comerciales entre marcas y puntos de venta, o bien excusas para trabajar con gente que vemos poco. Actualmente eso está frenado y por un tiempo va a seguir así. 

Nosotros no podemos viajar, pero nuestras recetas sí. Estaré en Santiago de Chile esta semana. 

La famiglia

Hay cócteles que son viejos, más viejos incluso que la mismísima palabra cóctel. Inserte aquí el emoji de cerebro humeando. Sí, las cosas existen antes de tener nombre (aplica especialmente a los noviazgos esto).

Lo que viene a continuación es un resumen muy resumido de una parte de mi libro de consulta cotidiana,  “The Joy of Mixology“. Es el único sobre coctelería que traje cuando me vine a Sierra de la Ventana a pasar unas vacaciones que se están transformando en estilo de vida. Así de importante me resulta. 

Te preguntarás cuántas veces voy a recomendarlo, te responderé que mil. Cuando te aburras de escuchar la historia de la vez que me crucé a Bill Murray, avisame. Esa noche fue tan insólita que creo que conté tanto la anécdota como veces recomendé el libro.

La cuestión es que ahí, Gary Regan (el tipo del dedo famoso) agrupa cócteles de acuerdo a algunos criterios muy interesantes y -en algunos casos- distintos a la norma generalizada de este submundo que nos parece interesante a los que lo habitamos. Uno de esos grupos es el de los Cobblers, que a su vez se ramifican para transformarse en Fixes o en Daisies. Todos los nombres suenan bien en español neutro con música de Aspen de fondo, ¿no? ¿Estás googleando qué es “Aspen“?  Es una radio, todos los clásicos.

The Joy of Mixology” de Gary Regan, subrayado. Es mi fiesta y yo lloro si quiero.

María la Paz, la Paz, la Paz, un paso pa’ tras

Foto de Carlos Molina: Fino Fix & Paula Nazal.

La palabra “cocktail” apareció escrita por primera vez en 1806 en un diario para referirse a la mezcla de algún destilado, azúcar, agua y bitters. Antes de eso, “se estaban conociendo” hacía unas cuántas décadas porque sabemos con certeza que desde el 1600 se mezclaba bebida alcohólica. Especialmente ron, especialmente en altamar. 

Después de que se formalizó el vínculo, con el paso del tiempo digamos que se resignificaron algunas cosas. Como quien deja de decir noviazgo para utilizar el más aggiornado e incomodísimo en la comunicación oral: “vínculo sexo-afectivo”, la palabra cóctel se comenzó a usar para designar mezclas que no necesariamente tenían bitters, por ejemplo. Así es que consideramos que el Dry Martini es un cóctel, aunque en muchos bares se prepare sin bitter de naranja, o bien, creemos que el Bamboo es un gran cóctel que lleva vermut seco, jerez fino y bitters. Sin destilado.

Los Cobblers, Daisies y Fixes también son cócteles y me caen de lo más simpáticos. Creo que quiero proyectar con ellos.

Mi viaje virtual a Chile

Esta vez, infelizmente, por cuestiones de público conocimiento (siempre quise decir eso y últimamente no estoy haciendo muchas conferencias de prensa) no podré pedir de antemano que quiero comer mucho pescado y mucha palta y si es posible probar un par de esos vinos que huelen a arvejas. Esos fueron mis  requerimientos de diva para el viaje anterior (el que fue analógico): comidaaaaaaa, quiero comiiidaaaa. 

Aterrizo este martes en Bar La Providencia de Santiago con un cóctel que se llama Fino Fix. Hasta mediados de agosto, cada semana va haber un “guest cocktail” de algún bar o bartender de otra parte del mundo.

Así que si ustedes efectivamente andan por ahí, pasen, beban y dejen propina.

Fino Fix

No estoy capacitada para poner nombre a los cócteles y creo que nunca lo voy a estar. Mi salvavidas es una práctica que encontré en el blog de Fede Cuco hace muchos años: ponele el nombre de la familia de cócteles a la que pertenece el cóctel más alguna otra palabra adelante que se refiera a algún ingrediente. Ahí tenés.

Voy tal cual con la receta como la pasé al bar, así de paso chusmean qué info mando y cómo la organizo. Sean buenitos y prolijos para mandar recetas, el camino al infierno está tapizado de gente que no manda rindes de los insumos.

Newsletter

You Might Also Like