Search results for:

solucion salina

RECETAS

Qué es la solución salina y cómo usarla en cócteles

Escribir sobre sal nunca deja de hacerme pensar en el vídeo de Capusotto de un vegetariano en un asado pidiendo sal marina o en Balá preguntando qué gusto tiene la sal, y de ahí ya paso a acordarme de que mi mamá me cortaba el pelo como él cuando era chica.  En ese punto ya hago el esfuerzo de concentrarme e ir al punto: la sal puede mejorar mucho algunos cócteles.

En este caso en particular -bueno, para ser honesta en varios casos más también- éste es un  ingrediente que los cocineros manejan mucho mejor que nosotros, tienen más conocimiento acerca cómo utilizarla para optimizar los resultados de una preparación. En los últimos años la coctelería se empezó a acercar a la cocina y a nutrirse de conocimientos valiosos para manipular materias primas. En nuestro caso, corremos con la desventaja de que las cantidades de bebida que resultan de un cóctel son tan pequeñas, que se torna casi imposible medir la cantidad necesaria para cada trago durante el servicio.

La manera en que podemos incorporar sal en cócteles para resaltar sabores sin llegar a que se perciban como salados es hacer una solución (mezcla) de agua y sal, ponerla dentro de un gotero y definir qué cantidad de gotas usar para cada receta.

Un vistazo por la percepción de gustos

El gusto salado viene de un mineral: el cloruro de sodio. Es multifuncional: por un lado, aporta lo salado y, por otro, en la interacción con los demás ingredientes resalta los sabores, reduce el amargor y la acidez y apacigua la astringencia. Además,  que reduzca el amargor implica que acentúa el dulzor. Prueben servir dos shots de Campari y agregarle sal a uno: van a notar que en la comparativa sabe mucho más dulce.

Para mí, el punto de usar sal en cócteles es que no se perciban como salados, sino que únicamente acentúe los sabores y contribuya al balance final. Es decir, que tenemos que ser cuidadosos y astutos a la hora de usarla.

¿Cuándo tiene sentido utilizar solución salina y cuándo no?

Por supuesto que te exhorto a experimentar y hacer tu propio camino, pero también te muestro un par de atajos:

Para mí no tiene mucho sentido usarla en cócteles refrescados que tengan como base destilados con paso por madera. No suma en cócteles brown and stirred: manhattan, old fashioned, sazerac, etc.

Sí suma en recetas con un perfil más fresco e ingredientes como ser: cítricos, ananá, pepino y también en combinaciones con hierbas o chocolate. Acá funciona como cuando arrancás a subir una foto a instagram, que apretás el solcito y acontece algún tipo de magia que hace que los colores queden mejor y la foto sea más linda.

Cómo prepararla

La proporción de sal versus agua a utilizar es la que mejores resultados te dé en términos de practicidad y sabor final. Con esta receta, recomiendo usar dos o tres gotas por cóctel.

  • 20gr de sal
  • 80ml de agua

Mezclás la sal con el agua a temperatura ambiente hasta que se haya disuelto. Ponés esta mezcla en un gotero y la etiquetás. No necesita ser refrigerada y dura hasta que se te acabe.

Una receta para probarla: Vermut de verano/ Original versus ilustración. DIbujó y sacó la foto Juan Pablo Bellini.
75ml vermut seco
40ml shrub de pepino
Un susto de soda
Spray de absenta
2 gotas de solución salina
Poné el vermut, el shrub y la solución salina en un vaso old fashioned, agregale hielo roto, el sustito de soda y el spray de absenta. Queda muy vistoso (sumé 30 años por usar este adjetivo) si lo decorás con láminas de pepino bien finitas.

Shrub de pepino hecho en frío (rinde aproximadamente 1000ml. Depende de cuánta agua tenga el pepino)

  • 1100 gramos de pepino rallado
  • 450 gramos de azúcar blanca
  • 375 mililitros de vinagre de arroz

Mezclar el pepino rallado con el azúcar y dejar reposar en frío tapado con film durante 4 horas. Agregar el vinagre, poner en la heladera otra vez y al día siguiente separar el líquido de la pulpa con un colador y luego filtrar con papel.

RECETAS

Reacción Maillard: receta de bourbon con manteca tostada

Estoy casi segura de que los periodistas que trabajan en gráfica tienen una carpeta que se llama “notas de color”. Ahí hay muchos textos que con un título bien picante se transforman en hits atrapacuriosos. Algunas de estas “noticias”, además, tienen la gran ventaja de ser atemporales, se pueden refritar y salir tres o cuatro veces al año. 

Un gran ejemplo de esto es el binomio “¿Cuán seguro es comer carne poco cocida?” y “Los peligros de la carne muy cocida“. No quisiera generar pánico en la población, peeeero, esos riesgos están también en las tostadas, mirá: “¿El pan quemado de las tostadas produce cáncer?“.

En el bife y en el pan pasa lo mismo: reacción Maillard. Acompañenme a vivir esta aventura de formación  de compuestos aromáticos  y gamas de dorados.

Algunas definiciones más o menos aburridas


La reacción Maillard técnicamente se llama “glicación no enzimática de proteínas”. Okey, el nombre no invita a seguir leyendo, pero quedate que la explicación va a ser fácil.

Food Chemistry – The Maillard Reaction

Cuando exponemos alimentos a temperaturas altas o al paso del tiempo y en éstos hay un azúcar reductor (cetosa o aldosa) y un aminoácido o una proteína, ocurren un montón de reacciones químicas que a) cambia el color de la sustancia (se va poniendo marrón), b) genera nuevos compuestos aromáticos,  c) aumenta la acidez.

Los compuestos presentes en lo que sea que estemos cocinando, el tiempo de exposición al calor y la temperatura determinarán qué sustancias nuevas se crean y qué aromas aportan. 

Aunque recién ahora le pongas nombre a todo esto, la verdad es que los frutos de la reacción Maillard están por todos lados (los granos de café tostado, la costra del pan, algunas maltas, carnes asadas) y son lo que diferencia una comida “meh” de una comida rica posta, como una papa hervida o una papa al horno, dorada, crocante, hermosa. 

Si nos excedemos en la temperatura y dejamos que lo que sea que estemos cocinando se ponga negro, se pueden
generar sustancias que -en grandes cantidades- son cancerígenas, como la acrilamida. Ahí el peligro latente en esas tostadas quemadas.

Vamos Al Grano

Aquí, lo mejor de dos mundos: manteca y reacción Maillard. Los franceses están -otra vez- un paso adelante: la manteca “tostada” es conocida como beurre noisette. Y convengamos que si hay una nación a la que le obsesiona la manteca, es Francia. 

El proceso es súper simple pero tenés que estar atento, porque en cuanto te descuidás, se quema todo: ponés manteca en un sartén a fuego medio y te quedás ahí parado mirando. Primero se va a poner color amarillito, después dorado y apenas se pone marroncito, lo tenés que sacar del fuego porque la sartén va a seguir caliente y se te puede quemar. 

Dos cositas a las que prestar atención: si estás usando un sartén de fondo oscuro vas a necesitar estar extra atento al tema del color y fijate que probablemente cuando trasvases la manteca veas que tiene sedimentos, eso es normal, son sólidos que están presentes en la leche. 

Podés usar esta manteca tostada en cualquier preparación que requiera… manteca.

¿Acaso usted no es bartender, señorita?

Armé para esta ocasión una receta, que igual seguro ya armó otra gente, porque es bastante simple: una reversión de old fashioned con manteca “dorada”.

Para incluir la manteca en la receta opté por usar una técnica que se llama fat washing, que te permite saborizar destilados con materia grasa. La idea básica es que el alcohol y las grasas reaccionan de forma distinta a las bajas temperaturas.

La cosa es así: mezclá 150gr de manteca tostada líquida, pero no caliente, con 750ml de bourbon en un frasco. Agitalo un poco y dejalo reposar por dos o tres días. Pasado ese tiempo, poné el frasco en el freezer así la manteca se solidifica, sacá la manteca y filtrá el líquido con papel. 

  • 60ml bourbon con manteca tostada
  • 7ml syrup simple 1:1
  • 3 gotas de solución salina
  • Un par de dashes de Angostura
  • Piel de naranja

Todas las semanas enviamos un correo con anotaciones sobre bebidas, que son un poco más completas que esta nota. Suscribite para recibirlas en tu casilla.

Instagram