RECETAS

Cómo crear y cuidar una huerta de aromáticas (por Meli Manhattan)

Quizás algunes hayan tenido a bien haber estado mirando mis stories de instagram en estos tiempos de cuarentena. Puede que se hayan topado con unas en las que yo mostraba mi huerta. Fueron un hit. Recibí mucho cariño de otras personas con huertas de similares características.

Por si te perdiste ese acting fenomenal, acá voy con una foto que ilustra mis habilidades para el cuidado de flora:

De izquierda a derecha: albahaca, tomillo y romero.

A pesar de lo bien que se siente ver que uno no está solo en el fracaso, me alegró especialmente recibir un correo de Meli Manhattan (colega, empresaria gastronómica y amiga de la casa) viniendo a salvar las papas. 


No te rindas

Este artículo va a dedicado a todxs esxs jardinerxs de balcón, a lxs que se les mueren hasta los potus, no te rindas.

No hay retorno si alguna vez comiste una pizza con albahaca u orégano fresco, unas papitas con manteca y salvia, ni hablar de unas milangas con ajo y perejil recién picado. El aroma, el color, la textura que le agregan a nuestros platos estas hierbas son incomparables. Pero ¿cómo hacemos para disponer de esos insumos en este grado de calidad?

Los preparativos 

Te cuento que no es taan difícil, y podés tener aromáticas en una huerta con macetas, en tu balcón o terraza, y ni te digo si tenes un patio, so’vo’.

Primero, elegí un lugar donde durante el día de luz solar directa por al menos seis horas

Al elegir las macetas, asegurate que tengan agujeros en la base para facilitar el drenaje durante los riegos.

La mayor parte de las aromáticas se desarrollan bien en espacios que contengan dos litros de sustrato o más. Por eso te recomiendo que uses macetas amplias: cuanto más chiquita es la maceta, más rápido se evapora el agua y más seguido hay que regarlas.
Posta, no seas codo con el tamaño, muchas veces las plantas se mueren porque no tienen espacio suficiente donde desarrollar sus raíces.

Capaz haga falta aclarar que el sustrato es la mezcla de tierra y otros componentes donde las vas a plantar.  Es bueno mezclar un poco de perlita, fibra de coco y hummus de lombriz con la tierra. También sirve disponer de algunas piedras estilo canto rodado en la base de la maceta, porque eso favorece el drenaje durante los riegos. Consultá con tu vivero de confianza cuál es el porcentaje adecuado para cada especie. (N. de la E: empezá por generar confianza con un vivero).

Si traes plantines de un vivero, transplantalos. El sustrato en esas oportunidades no suele ser el mejor, muchas veces viene como en un gran bloque de barro duro, lo que no permite que las raíces se desarrollen, ya que no tienen aire ni espacio donde moverse. Además, cuando regamos este bloque de tierra no absorbe el agua por completo, sino que se generan “cascadas” internas entre las grietas de ese bloque, humectando un pequeño porcentaje de nuestro suelo. (N. de la E: ooookey, esto me suena. Perdón plantitas por no haberles dado un entorno donde propicio para crecer).

Un vistazo general al mundo de las aromáticas

Luego, elegí el tipo de aromática que vas a cultivar. Las hay perennes y también están las que crecen por temporadas, y cada una tiene diferentes cuidados.

Las longevas

 Las perennes son plantas que pueden sobrellevar varias temporadas, en primavera seguramente necesiten una poda. Si el invierno esta muy crudo las podes resguardar dentro de casa, y tal vez en unos años las puedas transplantar a una maceta mas grande. Se adaptan bien a casi todos los escenarios.

Ejemplos de perennes son romero, salvia, tomillo, lavanda, menta. Acá, te diría que lo mejor es iniciarlas desde plantines.

Las otras

Las plantas anuales o de temporada, en cambio, van a requerir un reemplazo al finalizar su ciclo. Te recomiendo que con estas arranques desde semillas.

En este grupo encontramos, por ejemplo, la albahaca, el eneldo y el cilantro. (N. de la E: ¿o sea que quizás yo no maté a esos cilantros? Capaz se les había terminado el ciclo nomás).

¿Cuánto puedo usar?

Cuando coseches no te sarpes. Nunca cortes más de un tercio del volumen total de la planta. Podarlas favorece su crecimiento, pero procurá hacerlo en pequeños cortes, para que la planta no se angustie y altere su desarrollo.

Ya armé mi huerta, ¿cómo sigo?

  • No riegues demasiado, tocá la tierra y esperá a que las raíces se hayan tomado todo el agüita para volver a regar.
  • Podes agruparlas según el tipo de riego que necesiten; las de hojas mas suaves y brillantes como albahaca, el cilantro o la menta van a requerir mas agua; las leñosas o resinosas, como la lavanda, el romero o el tomillo, están mejor con menos cantidad de líquido. 
  • No subestimes la luz solar, es muy importante que les de sol directo.

La motivación: licor humilde y lleno de sabor

Para hacer esta bebida suelo poner unos 10g de cada hierba blanqueada por cada litro de almíbar simple en licuadora. Eso sería una pasadita por agua hirviendo y luego por agua con hielo.

Después, lo filtro bien con un colador metálico de muy muy muy -realmente muy- chiquitos espacios entre cada hilo de metal. Los coladores normales de malla no sirven y el papel le quita muchas propiedades a este tipo de viscosidad. Y confieso que no me resultan higiénicos los filtros de tela. Esto me da un almíbar super concentrado de cada hierba por separado.

Eso luego, según el perfil de licor que quieras tener, lo mezclás a tu gusto. Yo, por ejemplo, le pongo poca lavanda, más tomillo y una cantidad media de salvia. A esa mezcla la equilibro con alcohol de grano (también puede ser vodka). Generalmente hago 2 partes de ese almíbar y 1 parte de alcohol.

“Alegre y picosón” en La Favorita Cantina
  • 20ml licor casero de salvia, lavanda y tomillo
  • 30ml ron con canela
  • 70ml sidra 
  • 5 gotitas de limón verde
  • mucho hielo picado o chiquitito

Newsletter

You Might Also Like